LA MEDITACIÓN

La meditación es un método milenario que ha sido utilizada durante siglos con múltiples beneficios para salud y el bienestar interior. Es una técnica para detenerse conscientemente y trabajar sobre la mente, calmar el proceso de los pensamientos, crear cierta distancia de ellos y evitar que la atención sea capturada y arrastrada por el torbellino mental. Es una disciplina de recogimiento interior para desarrollar y desplegar la consciencia. Hay que ser dirigente, paciente y ecuánime. La meditación es una, pero hay muchos métodos y gran cantidad de técnicas. Hay tradiciones de contemplación, concentración, visualización e indagación, etc. En suma, gran cantidad de métodos y ejercicios para que cada practicante elija la que más le convenga en función de sus tendencias y temperamento.

 

En diversas escuelas, sus beneficios han sido científicamente ensayados por la medicina y la psicología . Suelen definir tres tipos básicos de pensamiento: cerebral, de corazón, y de tripas. Esto ha sido confirmado por la neurología moderna, observando que existen tejidos neuronales en diferentes partes del cuerpo que controlan diferentes impulsos, paralelos a las tres capas básicas del cerebro: impulsos instintivos que protegen los aspectos físicos, impulsos emocionales que mueven las motivaciones y la sensibilidad, e impulsos intelectuales que rigen las técnicas con que se resuelven problemas complejos.

 

La mayoría de las tradiciones utilizan la respiración como soporte de apoyo complementario porque es el puente sutil entre el cuerpo físico, energético, mental, emocional y espiritual.

 

Algunas tradiciones y corrientes de meditación:

 

  • Meditaciones yóguicas: saguna, nirguna, tratak, sahaja yoga, meditación trascendental, mantras, kirtans…
  • Meditaciones budistas: anapana, adhitana, vippassana, zembla, zen, mantras…
  • Meditaciones taoístas y sufís: sonidos curativos, órbita microcósmica, apertura del corazón, conexión con los diferentes chakras, wu chi, canal central, tao yin, chi kung, tai chi.
  • Meditaciones dinámicas: live slow, danzas sagradas, Osho, polarización energética, sanación por el chi kung…
  • Meditación ambulantes: caminando, hablando, comiendo, etc.

Los diez principales beneficios de la meditación:

 

  • Mejora la atención, la concentración y la memoria
  • Incrementa las emociones positivas y la satisfacción interior.
  • Aumenta la calidad del sueño y el descanso.
  • Estimula el sistema inmunológico y hormonal.
  • Aumenta la coherencia cerebral y la habilidad de razonar bien en situaciones nuevas y complejas.
  • Incrementa las conexiones sociales y la empatía con los demás.
  • Disminuye la tensión, el estrés, la ansiedad y la depresión.
  • Mejora el estado de salud y bienestar en general.
  • Aumenta la ecuanimidad antes las adversidades de la vida.
  • Otorga calma mental, sosiego y paz interior.